Book Reviews

“Todas tenían algo en común: el sufrimiento.” – Cristina Morató, Reinas Malditas.

Me senté y tomé una taza de té. Estrenaba una nueva marca de té de jazmín. Tomé la taza y bebí un sorbo. Debo decir que el dulce olor de las flores de jazmín me engañó, al probar pude confirmar que un amargo sabor tiñó el agua que un día tuvo un sabor dulce, puro y virgen. No puedo evitar pensar que fue un presagio de lo que me esperaba al repasar las más de 500 páginas del libro escrito por Cristina Morató.

Al igual que el té de jazmín, las reinas de este libro pretendían disfrutar de una vida de amor, placer, paz y abundancia, pero al igual que el destino impredecible del jazmín, la vida de estas 6 reinas se tiñó de amargura y de dolor, dejando una lucha entre la vida y la inminente muerte. Cada una de la historias de estas grandes mujeres comienza con algo en común. El color azul. Todas nacieron en cunas marcadas por las luchas de poder y por un aire de elegancia extremo, pues todas eran princesas.

Cristina de Suecia, Victoria del Reino Unido, Alix de Hesse-Darmstadt Eugenia, Isabel de Baviera & María Antonieta de Austria. La mayoría conoce esos nombres, pero ¿cuántos se tomaron el tiempo para conocer a la persona detrás del trono? Algunas de estas reinas murieron en manos de sus pueblos, por nada más que la ignorancia. Un grupo de personas que manipuló sus mentes y les hizo creer que las mujeres al poder eran sus enemigas, cuando ellas no fueron más que defensoras de sus propias familias y de lo que creyeron que era mejor para sus reinos.

Cristina, la reina más joven de este libro, que vivió su vida en un constante cuestionamiento de quién era y de hacia dónde ir, tenía mil preguntas filosóficas y Descartes fue su gran guía, amiga de varios papas pero errante de su reino. Alix, la última gran Zarina, quien sin preparación y a pesar de la oposición de los Romanov se ocupó de amar a su esposo con fervorosa dedicación hasta que fue asesinada al frente de sus propios hijos.

Imagen 1

Eugenia, una aristócrata española marcada por el amor de su padre, quien se convertiría en la Emperatriz de Francia y más tarde huiría al exilio en Inglaterra. Victoria, una princesa alemana que se convirtió en Reina de Inglaterra tras el deceso de su tío, decidió aislarse de su madre y emprender su camino, se enamoró y su vida giró desde ese momento en torno al amor por Alberto. María Antonieta, la archiduquesa de un Imperio que cayó ante las manos de simples franceses, manchada por el desprestigio de sus enemigos, aterrada por lo que le pasaría a sus hijos. Por último, la amada Sissy, quien fue la más errante de todas y aún así, nunca encontró un lugar en el que verdaderamente pudiera estar segura.

Todas estas reinas se convirtieron en grandes emblemas, conociéndose entre ellas y la mayoría siendo grandes amigas y compadeciéndose entre ellas. Fueron hermanas en el sufrimiento y fuertes líderes cuyas historias hoy podemos disfrutar en películas, libros y series de televisión.

La autora de este libro, Cristina Morató, hizo un gran trabajo de recolección de información que no se había utilizado en otros libros. Relatos que añadieron un tinte para conocer a las Reinas de manera más personal y permitió al lector sentir que por un momento era parte de la realeza.

Por esto y muchas otras cosas más, el reino le otorga:

5 coronas

Parece que el reino estaba encantado pero devastado emocionalmente, pero el reino se ha manifestado:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: